Océanos de Fuego | ¿Cómo son unas vacaciones de buceo en Lanzarote?
9632
post-template-default,single,single-post,postid-9632,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9,vc_responsive
 

Blog

¿Cómo son unas vacaciones de buceo en Lanzarote?

  |   Lanzarote   |   1 Comment

Lanzarote es la más septentrional y oriental de las islas del archipiélago canario. Declarada Reserva de Biosfera en 1.993, es conocida popularmente como “la isla de los volcanes”, y son estas características las que dotan a sus fondos marinos de una topografía muy especial.

 

Un vuelo desde la península algo más largo que una siesta reparadora y menos extenso que una película oscarizable, nos deja en el moderno aeropuerto de Lanzarote, a escasos kilómetros -si vamos hacia el Norte- de su capital, Arrecife y -si nos encaminamos hacia el Sur- a otros pocos de la zona de Puerto del Carmen, nuestro destino.

 

En Playa Chica se encuentra el centro neurálgico del buceo en Lanzarote. En un pequeño embarcadero hay un local, frecuentado a iguales partes por turistas y por buceadores aún con el neopreno puesto, donde nos sentamos al aire libre, en mangas de camisa con unos agradables 25 grados y donde todos los buceadores nos reunimos. El alojamiento está ha muy pocos metros de la Playa Chica y todo gira entorno a este mágico lugar. 

 

Playa Chica, la cala que se encuentra al lado del pequeño muelle es uno de los mejores lugares de buceo de Canarias. Sencilla y con una biodiversidad increíble. Se pueden ver desde pelágicos a pequeños camarones. Sin duda es uno de esos rincones del mundo donde el fuego de los volcanes y el océano han decidido esculpir un pequeño paraíso para la vida marina.

 

Se suele bucear desde la playa. Empezando con el agua por la cintura nadando unos metros por superficie y al bajar ya se pueden ver grandes meros, anémonas, tiburones angelote, etc.

 

Es un fondo de arena que llega hasta una pared y podemos bucear a la profundidad que queramos. Hay posibilidades de bajar desde tan sólo ocho metros como hasta a más de cincuenta. Lo que uno prefiera y con recorridos para todos los gustos.

 

Es recomendable, para el que no conozca el lugar, llevar un buen guía experto en el lugar. Las corrientes son fuertes cuando hay mareas grandes y es preferible no arriesgarse sin conocer la zona. La prudencia ante todo.

 

La visibilidad en invierno en ocasiones baja bastante debido al plancton, pero en verano supera los cuarenta metros. El tema de la visibilidad es tremendamente relativo. Aquí nos hemos acostumbrado a disfrutar en Lanzarote de una visibilidad habitual entre 30 y 40 metros, el tener “sólo” 15 ó 20 metros es tener una visibilidad regular. No así para los que llegan de la península y bucean normalmente en aguas del Mediterráneo o del Cantábrico.

 

La temperatura del mar oscila de los 18 grados en Marzo a los 24 de Octubre. Esto influye en los animales: en invierno abundarán más los nudibranquios y tiburones ángel, mientras que en verano veremos más bancos de sardina que atraen a depredadores como los atunes, serviolas y barracudas.

 

Entre buceo y buceo, junto a la playa en el pequeño muelle tenemos el Restaurante Bar Playa, que nos permite tomar un tentempié y algún refrigerio. Dicho y hecho. Nos sentamos en su terraza, sin habernos quitado el neopreno, y comentamos con otros buceadores el desarrollo de las buceadas hechas y de las por hacer, mientras un zumo de frutas o un chocolate nos ayudan a entonarnos antes de cambiar botellas y volver al agua, esta vez bajando cómodamente por la escalera del muelle.

 

Si en la primera inmersión hemos descendido muchos metros para ver un poco visitado y frondoso bosque de coral negro y de paso conocer a un gigantesco mero, en la segunda hemos visto caballitos de mar. Y en ambas tiburones angelote, grandes sepias, anémonas, nudibranquios, etc, etc.

 

En tierra toda Lanzarote está plagada de sitios para descubrir.

 

Si es tu primera vez o si no lo has hecho aún, has de subir al volcán Timanfaya (tomar la LZ-67 desde Yaíza), recorrer la Cueva de los Verdes y admirar los Jameos del Agua (ambos tomando la LZ-1 desde Arrecife). Pero la “isla de los volcanes” encierra también secretos para ser revelados al viajero que busca fuera de las rutas turísticas tradicionales. Por ejemplo, visitar la bodega El Chupadero, en La Geria (LZ-30, desde Uga), te permitirá conocer las peculiaridades del cultivo de la vid en tierra volcánica, así como asistir a conciertos y otros actos culturales.

 

Subir a lo alto del Gran Hotel, en Arrecife, para tomar un té mientras contemplas el atardecer desde su altura, merece la pena. Y para después de la cena, otro imprescindible: La Cueva Lagomar, en Nazaret (LZ-10 desde Arrecife), antigua casa del actor Omar Sharif, hoy bar de copas donde escuchar buena música de jazz, blues y soul.

Descubre las ofertas que te permitirán disfrutar de este mágico lugar
1Comment
  • Javi | Jun 28, 2017 at 8:00 am

    Es una isla espectacular

Post A Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Info sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies